Complicaciones de la insuficiencia renal

Enlace Patrocinado

Las complicaciones de la insuficiencia renal se observan en los estadíos avanzados debido a que la función renal es deteriorada a causa del efecto que produce la retención de desechos metabólicos en la sangre en conjunto con el fallo endócrino y metabólico del riñón y metabolitos nitrogenados, dando lugar al síndrome urémico.
La uremia se relaciona con el aclaramiento de creatinina endógena. Cuando ésta mide por debajo de 0.10 a 0.15 ml/min/kg o en el caso de que el filtrado glomerular se encuentre igual o inferior a 10 ml/minl. Será entonces cuado se presente un cuadro clínico agudo grave que requiera una atención médica urgente (insuficiencia renal etiología)
Como complicaciones de la insuficiencia renal a nivel cardiovascular se puede detectar una arritmia cardíaca, un edema pulmonar agudo, un taponamiento cardíaco, una isquemia cardíaca o una emergencia hipertensiva.
A nivel del sistema digestivo se puede presentar como complicación un infarto intestinal agudo, una acidosis metabólica, un sangramiento del aparato digestivo, una pancreatitis aguda, ácido base y hidroelectrolíticas, una hiperpotasemia, una hiponatremia y un estado hipersmolar.
En el sistema inmunológico se produce un síndrome de primer uso.
Complicaciones de la insuficiencia renal

A nivel neurológico un síndrome de desequilibrio de diálisis, una encefalopatía y un embolismo aéreo.
Las cardiovasculares son las más frecuentes, sobretodo en pacientes renales crónicos, siendo que las más graves conducen a la muerte del paciente.
Cuando se presenta una pericarditis debido al taponamiento cardíaco será en conjunto con una inflamación fibrinosa y aséptica con un engrosamiento de las membranas pericárdicas y vascularidad. En el caso de un paciente que se encuentra haciendo un tratamiento dialítico, el taponamiento cardíaco es la complicación más grave. Si la inflamación se prolonga, ambas capas se rozan con el movimiento provocando adherencia de las bandas fibrinosas y una efusión serohemorrágica.
Asimismo la heparina como tratamiento de anticoagulación ayuda a que el contenido pericárdico aumente debido a que se facilita el sangramiento intrapericárdico, por lo cual se establece el taponamiento. Se producirá clínicamente una hipotensión arterial severa, dolor en el tórax, ingurgitación yugular, disminución del pulso y latidos del corazón irregulares.
El taponamiento es advertido por un pulso de la fístula arteriovenosa disminuído o una repentina hipotensión arterial. De todos modos as través de un ecocardiograma o RX será confirmado el diagnóstico.
Con el taponamiento establecido se lleva a cabo el tratamiento sin anticoagulación con un régimen dialítico, e inicialmente se lleva a cabo una punción evacuadota a fin de ejercer una descompresión transitoria hasta tanto llevar a cabo una pericardectomía o una ventana pericárdica.
Si cambian las presiones hidrostáticas u oncóticas transmurales o existe un fluido de los capilares mayor a lo normal se producirá un edema pulmonar, debido a una mayor permeabilidad capilar inicialmente producido por una disfunción ventricular aguda o lo que comúnmente se observa es una mayor carga de los fluídos en un paciente oligoaniúrico.
Como cuadro clínico se observan signos de anasarca, quemosis, ingurgitación yugular, sobrehidratación y un fallo ventricular izquierdo agudo.
Asimismo se observa una sobrecarga del volumen que provoca un edema pulmonar en los pacientes con un estadío avanzado como complicaciones de la insuficiencia renal.

Speak Your Mind

*