Complicaciones insuficiencia renal crónica

Enlace Patrocinado

Las complicaciones de una insuficiencia renal crónica tienen que ver con distintos factores entre los que predomina las dietas del paciente, pues se debe tener en cuenta por ejemplo la importancia de la restricción de alimentos que aporten proteínas, sodio y potasio, entre otros factores a fin de evitar el consumo de energía a partir de la masa muscular, pues es necesario cubrir los requerimientos energéticos sin extralimitarse en el consumo de proteínas a fin de evitar el progreso de la enfermedad.
Por ello como complicaciones se puede citar el dolor muscular, de las articulaciones y de los huesos, también se puede presentar el sangrado de los intestinos y del estómago con una consecuente anemia. Asimismo puede producir un cambio en el azúcar de la sangre, una neuropatía periférica basada en los nervios de las extremidades superiores e inferiores dañados, un derrame pleural debido a el líquido acumulado alrededor de los pulmones y demencia.
Una arteriopatía coronaria, un accidente cerebro vascular, una pericarditis, hipertensión arterial como complicaciones cardiovasculares.
El nivel de fósforo y potasio puede observarse aumentado, también se observará una insuficiencia hepática, el riesgo de padecer infecciones aumenta como también aumenta la posibilidad de desnutrición, la esterilidad, el aborto espontáneo, la presencia de edemas y el riesgo de fracturas debido a la debilidad presente en los huesos.
Complicaciones insuficiencia renal crónica

Luego también se asocia a la insuficiencia renal crónica la dispilemia, los trastornos funcionales, la malnutrición y la osteopatía con una consecuente mala calidad de vida del paciente debido a que los sistemas orgánicos se encuentran afectados por el trastorno de las funciones reguladoras y excretoras de los riñones cuando la enfermedad progresa.
En cuanto a la hipertensión arterial además de tratarse de una causa también es una complicación que se presenta aún con pequeñas reducciones de la TFG (Tasa de filtración glomerular) Asimismo progresará velozmente la evolución de la enfermedad en el caso de una hipertensión arterial no controlada, pues progresará a un riesgo de desarrollar un accidente cerebrovascular o una enfermedad cardiovascular.
En estos casos los pacientes necesitarán un tratamiento farmacológico además de los consejos para cambiar el estilo de vida a fin de mantener el nivel de presión arterial por debajo de los 130/80 mmHg.
Como fármacos de primera elección son los bloqueadores del receptor de la angiotensina y los inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina.
Estos fármacos ayudan también a reducir la progresión de la enfermedad, la proteinuria además de reducir el nivel de presión arterial.
En un estadío avanzado el trastorno del equilibrio ácido-base es una complicación común debido a que el riñón dañado no puede efectuar la regulación del equilibrio ácido básico del organismo con la retención del bicarbonato y excretando hidrogeniones en función de mantener el equilibrio en una acidosis respiratoria o una alcalosis respiratoria, por lo tanto se producirá una progresiva alteración del equilibrio ácido- básico dando lugar a una acidosis metabólica crónica con lo cual conllevará a determinar la necesidad de una diálisis como criterio médico al elegir este tratamiento después de haberse presentado una acidosis metabólica crónica como una de las complicaciones insuficiencia renal crónica.

Speak Your Mind

*