Insuficiencia renal crónica clínica

Enlace Patrocinado

Para la insuficiencia renal clínica se determinan estudios con distintos objetivos, todos ellos de acuerdo a la fisiopatología de la insuficiencia renal crónica o aguda, por ejemplo es necesario determinar grupos poblacionales que se encuentran en riesgo de desarrollarla, un examen que incluya el sedimento urinario y la proteinuria, las posibles alteraciones urinarias, con el objetivo de ejercer una valoración sobre la función de los riñones.
Una vez obtenidos los resultados de los exámenes, en el caso de percibirse una alteración urinaria será necesario solicitar nuevamente el examen clínico, realizar una ecografía renal, una proteinuria, una glicemia y una creatininemia en un estudio urinario.
Una albuminuria o una proteinuria pueden ser detectadas a través del uso de las tiras reactivas.
En el caso de que la tira reactiva muestre un resultado igual o mayor a 1, será un resultado positivo que requerirá la confirmación de la proteinuria con una relación cuantitativa entre proteína/creatinina.
Insuficiencia renal crónica clínica

Un paciente será diagnosticado con una proteinuira persistente en el caso de que al realizarle el test en el término de una o más semanas el test muestre resultados positivos.
Sin embargo con una determinación microalbuminuria se puede realizar la evaluación de daño renal de forma temprana.
Estas misma tiras reactivas estándares son viables para detectar la hematuria, aunque será confirmado el diagnóstico a través de un estudio del sedimento urinario.
Al detectarse cinco o más glóbulos rojos por campo de alto poder en el estudio anterior en una orina centrifugada (estudio del sedimento urinario) se definirá como una microhematuria.
En el caso de comenzar una identificación de las poblaciones de riesgo se evalúa a cada individuo con un examen de rutina preventivo a fin de poder determinar si esos individuos en particular pueden desarrollar una enfermedad renal crónica en base a factores demográficos, sociales y clínicos.
Por ejemplo será necesario conocer los antecedentes familiares de una enfermedad renal, la evaluación de enfermedades autoinmunes, un antecedente personal de insuficiencia renal aguda, la presencia de diabetes, si recibió un trasplante renal funcionante o reducción de la masa renal, si presenta infecciones urinarias, si se encuentra ante la exposición de algunas drogas, si padece de una obstrucción urinaria o si la edad del individuo supera los 70 años.
Al incluir al individuo dentro del grupo de factor de riego se deben estudiar los marcadores de daño renal y estimar el filtrado glomerular.
De acuerdo a la creatinina sérica se estima el nivel del filtrado glomerular a fin de valorar la función renal, pues no se puede utilizar solamente la concentración de la creatinina sérica para esta valoración.
Luego se aplica la ecuación de predicción del MDRD para estimar el nivel del filtrado glomerular.
Recolectando la orina se determina el clearence de creatinina.
Una recolección de orina cronometrada, por ejemplo con una cronometración de cada 24 horas cuando se trata de pacientes con un nivel de filtrado glomerular menor que 15ml/min/1.73m2, lo cual serán datos importantes para hacer una valoración sobre un tratamiento de reemplazo en una insuficiencia renal clínica.

Speak Your Mind

*